¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

Entendemos por autoconsumo de energía eléctrica la producción de electricidad para el consumo propio.

Las instalaciones de autoconsumo pueden ser aisladas (sin conexión física a la red) o conectadas a la red.

Actualmente, las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red son legales y cualquier consumidor de energía eléctrica puede generar su propia electricidad.

La Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, define el autoconsumo, raíz de la modificación incorporada por el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, como el consumo por parte de uno o varios consumidores de energía eléctrica proveniente de instalaciones de producción cercanas a las de consumo y asociadas a los mismos.

El 5 de abril de 2019, se aprobó el Real Decreto 244/2019 que regula el autoconsumo eléctrico en las instalaciones de generación fotovoltaica.

A nivel doméstico, el autoconsumo se hace principalmente mediante instalaciones de energía solar fotovoltaica de pequeña potencia, que transformará la energía del Sol en energía eléctrica. Es una tecnología probada, de fácil instalación y mantenimiento.

¿Quién puede tener una instalación de autoconsumo fotovoltaico en su casa?

Cualquier persona puede generar su propia electricidad y consumirla en su casa. Con las instalaciones de autoconsumo se puede cubrir total o parcialmente el consumo de energía eléctrica de la vivienda, comunidad de vecinos, edificio o cualquier centro consumidor.

Cuando el sistema de generación no produce energía suficiente se puede seguir consumiendo electricidad a través de la red eléctrica, y en determinados casos, cuando la producción sea superior a la demanda, es posible inyectar el excedente a la red.

También es posible que diferentes consumidores compartan una instalación de autoconsumo.

El autoconsumo es una realidad.

La posibilidad de producir tu propia energía y consumirla para reducir el coste de la factura eléctrica y contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente es algo que gana adeptos día a día.

Como el autoconsumo es tan interesante para viviendas como para empresas, en QKSOL tenemos la combinación ideal de inversor y batería que se adapta a ambos ámbitos.

Lo primero que necesitamos es un inversor híbrido que agrupe en un solo equipo el inversor, los reguladores de carga, los conmutadores, las protecciones, etc. El inversor gestiona la energía dando prioridad a la solar, teniendo en cuenta las condiciones de producción y las necesidades de consumo.

Cuando hay energía excedentaria la almacena en baterías pa