SolaX es líder mundial en el desarrollo, producción y distribución de inversores solares. La gama de productos incorpora lo último en innovación solar gracias al enfoque continuo en I + D y al compromiso incesante de hacer retroceder los límites de lo posible

QUÉ ES UN INVERSOR DE RED Y PARA QUÉ SIRVE

Los inversores de conexión a red convierten la energía producida por los módulos fotovoltaicos de corriente continua (CC) a corriente alterna (CA), que es el tipo de energía necesaria en viviendas y otros establecimientos ya conectados a la red eléctrica.

Trabajan en paralelo con la red: cuando la energía procedente del campo fotovoltaico es insuficiente el inversor de conexión a red alimenta la vivienda o establecimiento desde la red eléctrica, asegurando el suministro en todo momento.

Pensados para instalaciones de autoconsumo fotovoltaico: Los inversores de conexión a red buscan en todo momento el máximo aprovechamiento solar, persiguiendo el punto de máxima potencia del campo fotovoltaico para ofrecer la máxima energía durante el periodo diurno más amplio posible. De este modo se consigue maximizar las horas de autoconsumo de la instalación solar fotovoltaica e incrementar su aprovechamiento.

TIPOS DE INVERSORES DE CONEXIÓN A RED

En función de la tensión existente en el edificio, SolaX dispone de dos tipos de inversores de conexión a red, los inversores de red  monofásicos y los inversores de red trifásicos.

Inversores de red Monofásicos: dirigidos principalmente al sector residencial donde la instalación eléctrica es monofásica.

SolaX ofrece una amplia gama de inversores monofásico de red que abarca potencias desde 0,6 kW a 6 kW nominales.

Inversores de red Trifásicos: dirigidos principalmente al sector comercial o a viviendas con instalación eléctrica trifásica.

SolaX ofrece una amplia gama de inversores trifásicos de red que abarca potencias desde 4 kW a 15 kW.

INVERSORES MONOFÁSICOS

Los inversores SolaX monofásicos de red son ideales para instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo residenciales, están disponibles en una amplia gama de potencias, de 0,6 kW a 6 kW nominales, con una eficiencia máxima del 98% y con unas medidas y peso reducidos que facilitan su instalación en pequeños espacios, ya sea en el interior o en el exterior del edificio.

Cuentan con un amplio rango de voltaje MPPT para permitir el mayor aprovechamiento energético y poder abarcar de esta forma el máximo período de autoconsumo de la instalación fotovoltaica.